Month: julio 2016

Lo que nunca debes olvidar al comprar vino

Tienda donde comprar vino

Lo que nunca debes olvidar al comprar vino

Decálogo del buen comprador de vino

Existen muchos puntos de venta para comprar vino, pero no todos son especializados, ni tratan a éstos como se merecen. Te vamos a exponer un decálogo muy recomendable para aquellos amantes de los vinos, que desean disfrutar los en todo su esplendor.

10 pecados capitales que uno debe eludir cuando decide comprar vino:

  • Evitar aquellos puntos de venta donde no exista una buena rotación de los vinos. Un indicio claro son aquellas botellas que acumulan polvo en sus hombros. Recomendamos escoger siempre una tienda especializada, o aquellas que trabajan directamente desde la bodega.
  • Si observamos que las botellas están mucho tiempo de pie, es un síntoma claro del poco amor por los vinos expuestos; permanecer demasiado tiempo en esta posición implicaría que el corcho pudiera resecarse, lo que provocaría su encogimiento, perdiendo así, su facultad de proteger al vino de una posible oxidación prematura.
  • Otro detalle importante, en aquellos puntos de venta donde no exista personal especializado que pueda asesorarnos en la elección de nuestros vinos, es otro aspecto fundamental que deberemos tener en cuenta a la hora de valorar si una tienda es especializada o no.
  • Tampoco es recomendable que nos ofrezcan las botellas que hayan estado expuestas a la luz, por ejemplo, en un escaparate, y que puedan presentar etiquetas descoloridas. Cuanta mayor protección en este sentido, mejor conservación de los vinos. Por supuesto, nunca debemos comprar vinos sin marca o etiqueta.
  • La elección de un vino, cuando no se conoce, implica una búsqueda, por ello, no debemos acudir con prisas, sino tomarnos nuestro tiempo para que esta elección sea siempre la más adecuada. No es aconsejable comprar vinos por precio, demasiado baratos o mega ofertas, al igual, que tampoco debemos guiarnos por aquellos con precios elevados, lo mejor en estos casos, es consultar al personal especializado, y exponerle nuestros gustos.
  • Las puntuaciones en los vinos deben ser una mera orientación, pero nunca deben condicionar nuestra compra.
  • Otro aspecto muy destacable, es conocer la comida o el momento que van a acompañar, y a nuestros invitados, sin duda facilitará nuestra elección. No debemos gastarnos una fortuna para impresionar, dado que existen muchos vinos con una gran relación calidad-precio.
  • Tampoco debemos comprar aquellos vinos antiguos que nos aseguren que son una ganga, es importante que conozcamos la añada del vino que vamos a comprar, ya que no es lo mismo una añada para un vino joven, que para aquellos que han sido criados para diferentes guardas.
  • Tratar de comprar más vinos de los que vamos a consumir, salvo que vayamos a almacenarlos en condiciones óptimas, que contribuyan a alargar su vida, no merece la pena. Es interesante mantener una pequeña bodega, y guardar algunos vinos, pero deberemos asegurarnos que las condiciones de almacenamiento de éstos, son las adecuadas.
  • Por último, no debemos maltratar los vinos, especialmente, aquellos delicados, por ello es importante que no movamos bruscamente las botellas, e incluso, en vinos delicados, sin filtrar, elaborados a partir de variedades minoritarias (más delicadas), es aconsejable mantener éstos algunas horas en posición vertical, antes de ser consumidos.

Comprar vino debe convertirse en una actividad que nos despierte curiosidad, de esta manera, descubriremos grandes vinos elaborados bajo denominaciones que no hubiéramos imaginado antes. Además, también es importante que no sólo pensemos en los vinos para acompañar una comida, hay muchas ocasiones en las que resulta fantástico compartir y disfrutar de éstos.

¿No lo sabes? Descúbrelo en nuestro Curso de Cata de Vino

Curso de Cata de Vino

¿No lo sabes? Descúbrelo en nuestro Curso de Cata de Vino

¿Y si hiciera un Curso de Cata de Vino?

Seguramente nos hemos hecho esta pregunta mil veces, ¿qué podría aportarme si hiciera un Curso de Cata de Vino? La respuesta es sencilla, los conocimientos que aprenderás en este curso te permitirán disfrutar aún más de tus vinos favoritos, despertará tu interés por conocer otros, y compartirás la experiencia en tus reuniones sociales.

Iniciarse en la Cata de Vino es dar un paso hacia un Mundo fascinante; nos despertará aún más nuestros sentidos, aprenderemos a agudizar cada uno de ellos, y captaremos matices que antes pasaban desapercibidos. Adentrarse en este universo sensorial resultará un viaje apasionante en el que descubriremos muchos detalles inexistentes hasta el momento.

Cuando hablamos de realizar un Curso de Cata de Vino, no sólo hablamos de analizar y desvelar las propiedades organolépticas de este, sino además, de adentrarnos y descubrir el trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada vino, desde la selección y cuidado del viñedo, hasta la vinificación y crianza.

Despertará nuestro interés por el trabajo de viticultores, bodegueros y enólogos que hacen realidad creaciones enológicas con las que disfrutamos y, compartimos.

Para catar y analizar un vino también deberemos conocer su procedencia, su Denominación de Origen, su clima, su suelo y la variedad o variedades que dan vida a este, conocimientos que también adquiriremos en nuestro curso.

Nuestro Curso de Cata de Vino está pensado para aquellos que quieren iniciarse en este mundo, que desean y sienten curiosidad por saber más.

En MundoVinum te invitamos a que compartas con nosotros tu experiencia, y comentes aquellos vinos que te han resultado más interesantes, y por qué.

La Toscana, un paisaje de viñedos fascinante

La Toscana

La Toscana, un paisaje de viñedos fascinante

Viajar por La Toscana y disfrutar de sus vinos

Hoy os hablamos de nuestro viaje por La Toscana, tras una planificación previa, decidimos alquilar un coche y recorrer su espectacular paisaje de viñedos, olivos y bodegas. Decidimos volar a Bolonia, dada su proximidad, y en apenas 1 hora estábamos dejando atrás Florencia en dirección a Lucca, donde nos alojaríamos la primera noche.

Lucca, una ciudad amurallada que protege un centro histórico medieval; nos encantó, y recomendamos su visita. La ciudad mantiene aún intactas sus murallas medievales, debido a que nunca fue atacada. Dentro de estas es posible pasar la noche y cenar en sus mágnificos restaurantes. Aunque en nuestro caso, decidimos pasar la noche en un pueblecito a escasos kms de distancia de Lucca, en San Giuliano Terme, en dirección hacia Pisa. El lugar elegido fue “Villa di Corliano“, un palacio restaurado del s. XVI, ¡una pasada!

Desde aquí pusimos rumbo a San Gimignano, un pueblecito medieval con un encanto muy especial, donde nos alojaríamos las tres próximas noches. El pueblo se eleva sobre una colina, desde donde se abre un valle lleno de viñedos dispuestos en sus laderas. Fue declarado Patrimonio de la Unesco en 1990.

Decidimos que San Gimignano fuese el corazón de La Toscana, desde allí, nuestro viaje estaba trazado en dirección a Siena y Florencia, con la mirada puesta en: Volterra, Colle di Val d’Elsa, Siena, San Quirico d’Orcia, Montepulciano, para continuar por Castellina in Chianti, Radda in Chianti, Panzano y Greve in Chianti, finalizando en la esplendorosa Florencia.

Además del atractivo del viaje en sí, nuestra idea era catar sus vinos, especialmente los elaborados con la variedad más cultivada en la zona, la Sangiovese, que gracias a numerosas selecciones clonales, da hoy unos rendimientos extraordinarios, especialmente en la zona de Chianti.

La Sangiovese posee aromas florales, a violeta y retama, de frutos rojos con notas de ciruela, y especiados. En boca es seco, ligeramente tánico, con buen equilibrio de alcohol, y una persistencia larga.

Catamos vinos tintos 100% Sangiovese, y otros con un blend de esta y Cabernet sauvignon; el mínimo exigido en Chianti de Sangiovese es del 75%, siendo más restrictivo en Chianti Superior, el Cabernet aporta a estos vinos mucha estructura… una delicia!

También descubrimos sus vinos blancos, la Vernaccia di San Gimignano, variedad utilizada en esta zona de Italia desde cientos de años atrás.

La Vernaccia di San Gimignano, posee un aroma fino y penetrante característico, afrutado y floral, y un paso por boca fresco, seco y con cuerpo, además de una buena persistencia, son vinos armoniosos, con un regusto amargo característico (almendra amarga).

Otra uva blanca que catamos fue la Vermentino, muy extendida en la costa de Liguria, en la Toscana y Cerdeña…, sus vinos son aromáticos, con toques florales, frutas y anís, y un paso por boca que nos aporta una ligera impresión de rotundidad y morbidez.

El mapa de Chianti

Es posible alojarse en muchas de las bodegas que os recomendamos, están preparadas con habitaciones e instalaciones para pasar unos días increíbles, además cuentan con varios programas de enoturismo. Hemos hecho una selección de lugares con encanto para todos los viajeros.

Para quienes decidan fijar su lugar de partida en San Gimignano, os recomendamos:

Alojamiento

Restaurantes

  • Il Trovatore; muy recomendable, el dueño es español.
  • Ristorante Perucà, una cocina fabulosa y una bodega impresionante.
  • Cum Quibus, para darse un capricho.

En MundoVinum nos encanta recorrer La Toscana y descubrir sus encantos. Una experiencia fascinante que recomendamos a viajeros y amantes del vino; disfrutar de paisajes únicos, y catar sus mágnificos vinos, es sin duda una aventura.

¿Dónde se bebe más vino en el Mundo?

París, pasión por el vino

París es quien lidera el ranking de consumo de vino

Descubrimos las ciudades del Mundo donde más vino por habitante se consume, siendo París la primera de esta lista selecta. ¿Son los parisinos unos grandes amantes de estos caldos? Pues sí, lo son, según un estudio elaborado por la prestigiosa business school en colaboración con la Organización Internacional del Vino (OIV).

Continuando este ranking observamos que en segundo lugar se situaría Buenos Aires, seguida de Ruhr (Alemania), Londres, Nueva York, Milán, Los Ángeles, Nápoles, Madrid, Roma.

España se sitúa a nivel mundial en el séptimo lugar en consumo de vino y el 33 en consumo per cápita. ¿Cómo estamos tan alejados de los primeros puestos cuando nuestro país ocupa el 2, 3er puesto en producción mundial de vino?

En París resulta sorprendente el consumo de vino que asciende a 697 millones de botellas al año, siendo el consumo por persona de 51,7 L, un consumo muy alejado de la segunda ciudad de la lista. Mientras que en Madrid no sobrepasa los 181 millones de botellas. Puede parecer un dato elevado, si no lo comparásemos con las otras ciudades que se citan en el estudio.

Sin embargo, es aún más sorprendente si nos referimos al consumo mundial de vino, destacando los primeros puestos que ocupan, en el orden siguiente: El Vaticano, Andorra, Luxemburgo…