Cultura del vino

¿Qué son los orange wines o vinos naranja?

Orange Wines

Orange Wines

Los llamados ‘orange wines’ o ‘vinos naranja’ están experimentando un gran despegue en los últimos meses. No nos referimos a los vinos macerados con cáscara de naranja que se elaboran bajo la Denominación de Origen Condado de Huelva, sino a aquellos vinos, en su mayoría naturales, que se elaboran en contacto con las pieles.

El origen de los ‘orange wines’  se atribuye al enólogo italiano Josko Gravner, cuya bodega se encuentra en la región de Friuli-Venezia Giulia, en la frontera del noreste de Italia con Eslovenia.

En los años 90 realizó un viaje a Georgia, cuna de los primeros #vinos, para aprender en profundidad cómo se elaboraba el vino en sus inicios. Buscaba ‘desaprender’ lo aprendido hasta ahora y encontrar una nueva forma de interpretar los vinos, así como nuevos métodos.

En el Caúcaso encontró tinajas de barro de gran capacidad semi-enterradas en el viñedo, en las que tradicionalmente los viñadores de la zona fermentaban sus vinos. Una técnica ancestral. Tras ese viaje decidió hacerse con algunas ánforas y llevarlas a su bodega de Italia, con el fin de usar variedades locales e implementar esas técnicas tradicionales.

De esta forma, usaba uvas blancas de la zona para fermentar directamente con las pieles, por lo que el resultado final poco tenía que ver con los vinos que se podían encontrar en el circuito comercial.

¿Por qué se llaman vinos naranja?

El nombre ‘orange wines’ no se empezó a utilizar hasta 2004 y fueron bautizados de esta manera por un importador del Reino Unido. La razón es muy sencilla: Los ‘orange Wines’ son fácilmente reconocibles porque el color de vino blanco pasar a ser de una tonalidad naranja o ámbar.

Aunque en la actualidad los vinos naranja no siempre se elaboran en tinajas de barro enteradas en el viñedo como se realizaba según la fórmula tradicional. Si bien es cierto, es habitual usar barricas de roble, siempre evitando que los aromas de madera marquen el vino, y no encubran su personalidad.

Durante la fermentación en barricas de roble las bayas y el mosto permanecen en contacto con los hollejos y las pepitas de la uva. Esta estancia de la materia sólida con la liquida no sólo dura durante la fermentación, sino que además, el vino permanece durante unos meses más de crianza.

No existe ninguna regla escrita que indique que en este tipo de vinos no sea posible emplear productos enológicos como el SO2, pero lo cierto es que, como hemos indicado al principio, están unidos a la filosofía de vinos naturales y por ello no se suele emplear.

En boca, los vinos naranja muestran más cuerpo que los vinos blancos, son menos frescos pero más largos y persistentes. También es habitual notar una cierta tanicidad y amplia gama aromática.

Este post ha sido elaborado y cedido por Bodegas Comenge.

Vinos de “terroir”, la interpretación de la partitura

Vinos de Terroir

Vinos de “terroir”, la interpretación de la partitura

El viticultor debe interpretar y dirigir su “terroir”

Vinos de “terroir”, una palabra muy en boga en este momento, cuyo concepto define una serie de características muy específicas conectadas entre sí, tales como suelo, topografía, climatología y biodiversidad. Características que influyen en el cultivo del viñedo, y por tanto marcan la personalidad de determinados vinos, sin embargo, el uso de “terroir” está siendo utilizado casi más como una herramienta de marketing, pecando en su extensión.

Este término tiene su origen en Francia; en zonas como la región de Borgoña donde encontramos un mosaico de fincas con una extensión relativamente pequeña, que reúne las características esenciales para calificar vinos de “terroir”, y que marca la diferencia dotando a estos de unos rasgos bien diferenciados, únicos.

En España existen varias bodegas que luchan por poner en valor esta diferenciación, como el caso de Artadi “El valor de los grandes vinos está íntimamente ligado al suelo y a sus gentes”, en la Rioja Alavesa, entre otros. Una distinción que defina la procedencia de sus vinos, y evite que los consejos reguladores utilicen la misma vara de medir para todos los casos, y que amenacen la magia y el misterio de los vinos de “terroir”, únicos y exclusivos.

Recientemente tuvo lugar un encuentro entre grandes viticultores, enólogos y bodegueros del Mundo en Abadía Retuerta, con el motivo de su 25 aniversario, en el que cada uno expresó qué era para él el “terroir“, bajo la figura de Pascal Delbeck, que actuó de moderador.

Aunque la definición de “terroir” es complicada, se apoya en unos pilares fundamentales que son: la combinación de suelo, el clima, las técnicas de cultivo (trabajo del viticultor) y la propia cultura.

“El gran vino, como la gran música, es la correcta interpretación por parte del viticultor de la partitura, de lo que ofrece la naturaleza. Ni demasiado técnica, ni demasiado libre, la correcta exaltación de la partitura, de la genialidad de un lugar. El terruño es más que un territorio delimitado en el sentido administrativo. Existe un enfoque místico del terruño”. Extracto del encuentro en Abadía Retuerta.

¿Qué es el Terroir?

  • Jean-Nöel Boidron piensa que “Terroir y tradición no forzosamente van de la mano”, definiendo “vinos nobles procedentes de suelo vivo, cuyos enemigos son los herbicidas y la inversión en él sin conciencia”
  • Gérard Chave, “el concepto de Terroir es una cuestión de gusto. En el sentido de que “cada viticultor cocina su terruño”
  • Jean-Claude Berrouet, gran conocedor del Terroir siente que se resume en la expresión de tres breves conceptos: el aire, la tierra y los cultivos. “Un gran terruño no es un tipo de formación geológica que destaque por encima de cualquier otro, tiene arcilla y piedra caliza al igual que pizarra o arenisca. El factor hídrico, la exposición y el elemento humano son, sin duda, los más importantes. La viña ama a la colina, decía Virgilio”
  • Isabelle Meyer, “el hombre tiene que estar presente, pero sin sabotearlo, dotándole de espiritu y sensibilidad al Terroir. De este modo, teniendo paciencia y dejando al Terroir expresarse, da grandes vinos”
  • Jean-Pierre Perrin “la transmisión no es algo sencillo. Hay que tener miras a largo plazo. Las generaciones presentes deben hacer comprender a los futuros herederos la importancia de estar en un lugar en el que la familia impregna la tierra. No es tanto un asunto de entender el terruño como de valores. Algunas familias mantienen esos valores a lo largo de las generaciones, otras no lo hacen”
  • Juan Carlos López de Lacalle, habla de la gran riqueza del viñedo español, «una riqueza que España es incapaz de traducir». Para él Terroir es diversidad, fuerza y familia. Lamenta la falta de respeto de los españoles por los Terroir históricos, aunque reconoce que en los últimos tiempos hay un potencial de jóvenes viticultores que espera que hagan renacer los vinos de Terroir. “La excelencia es una manera de vivir, es la prosperidad y la felicidad que da el optar por hacer las cosas bien; la excelencia no es el lujo. Nuestra vocación es la de producir vino, no papel para la administración. La solución no es producir más a precios ridículos”
  • Ángel Anocíbar, “en 40 años la Ribera ha pasado de 8.000 a 24.000 ha, de la selección masiva a una multitud de clones de Tempranillo importados, muchos de los cuales han sido diseñados por su productividad”
  • Mariano García, “el Terroir debe dar vinos modernos pero con raíces, hay que tener las ideas claras y tener como objetivo grandes vinos que reflejen su Terroir. La Ribera del Duero debe aprovechar la diversidad de sus Terroir”

Extraído de la nota de prensa de Abadía Retuerta.

Hay muchas amenazas que hacen peligrar el “terroir”, desde el calentamiento global hasta los gustos de los consumidores, pasando por la acción del hombre, el uso de la tecnología, la legislación…

“El terroir es propio de la zona, y el viticultor quien debe adaptarse a éste. Para encontrar buenos terroir y cepas adaptadas que a su vez den buenos vinos, sólo hay escuchar, observar lo que encontramos en el suelo, estar atentos al clima y dejar que el hombre impregne de su sabiduría al terruño”

¿No lo sabes? Descúbrelo en nuestro Curso de Cata de Vino

Curso de Cata de Vino

¿No lo sabes? Descúbrelo en nuestro Curso de Cata de Vino

¿Y si hiciera un Curso de Cata de Vino?

Seguramente nos hemos hecho esta pregunta mil veces, ¿qué podría aportarme si hiciera un Curso de Cata de Vino? La respuesta es sencilla, los conocimientos que aprenderás en este curso te permitirán disfrutar aún más de tus vinos favoritos, despertará tu interés por conocer otros, y compartirás la experiencia en tus reuniones sociales.

Iniciarse en la Cata de Vino es dar un paso hacia un Mundo fascinante; nos despertará aún más nuestros sentidos, aprenderemos a agudizar cada uno de ellos, y captaremos matices que antes pasaban desapercibidos. Adentrarse en este universo sensorial resultará un viaje apasionante en el que descubriremos muchos detalles inexistentes hasta el momento.

Cuando hablamos de realizar un Curso de Cata de Vino, no sólo hablamos de analizar y desvelar las propiedades organolépticas de este, sino además, de adentrarnos y descubrir el trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada vino, desde la selección y cuidado del viñedo, hasta la vinificación y crianza.

Despertará nuestro interés por el trabajo de viticultores, bodegueros y enólogos que hacen realidad creaciones enológicas con las que disfrutamos y, compartimos.

Para catar y analizar un vino también deberemos conocer su procedencia, su Denominación de Origen, su clima, su suelo y la variedad o variedades que dan vida a este, conocimientos que también adquiriremos en nuestro curso.

Nuestro Curso de Cata de Vino está pensado para aquellos que quieren iniciarse en este mundo, que desean y sienten curiosidad por saber más.

En MundoVinum te invitamos a que compartas con nosotros tu experiencia, y comentes aquellos vinos que te han resultado más interesantes, y por qué.

La Toscana, un paisaje de viñedos fascinante

La Toscana

La Toscana, un paisaje de viñedos fascinante

Viajar por La Toscana y disfrutar de sus vinos

Hoy os hablamos de nuestro viaje por La Toscana, tras una planificación previa, decidimos alquilar un coche y recorrer su espectacular paisaje de viñedos, olivos y bodegas. Decidimos volar a Bolonia, dada su proximidad, y en apenas 1 hora estábamos dejando atrás Florencia en dirección a Lucca, donde nos alojaríamos la primera noche.

Lucca, una ciudad amurallada que protege un centro histórico medieval; nos encantó, y recomendamos su visita. La ciudad mantiene aún intactas sus murallas medievales, debido a que nunca fue atacada. Dentro de estas es posible pasar la noche y cenar en sus mágnificos restaurantes. Aunque en nuestro caso, decidimos pasar la noche en un pueblecito a escasos kms de distancia de Lucca, en San Giuliano Terme, en dirección hacia Pisa. El lugar elegido fue “Villa di Corliano“, un palacio restaurado del s. XVI, ¡una pasada!

Desde aquí pusimos rumbo a San Gimignano, un pueblecito medieval con un encanto muy especial, donde nos alojaríamos las tres próximas noches. El pueblo se eleva sobre una colina, desde donde se abre un valle lleno de viñedos dispuestos en sus laderas. Fue declarado Patrimonio de la Unesco en 1990.

Decidimos que San Gimignano fuese el corazón de La Toscana, desde allí, nuestro viaje estaba trazado en dirección a Siena y Florencia, con la mirada puesta en: Volterra, Colle di Val d’Elsa, Siena, San Quirico d’Orcia, Montepulciano, para continuar por Castellina in Chianti, Radda in Chianti, Panzano y Greve in Chianti, finalizando en la esplendorosa Florencia.

Además del atractivo del viaje en sí, nuestra idea era catar sus vinos, especialmente los elaborados con la variedad más cultivada en la zona, la Sangiovese, que gracias a numerosas selecciones clonales, da hoy unos rendimientos extraordinarios, especialmente en la zona de Chianti.

La Sangiovese posee aromas florales, a violeta y retama, de frutos rojos con notas de ciruela, y especiados. En boca es seco, ligeramente tánico, con buen equilibrio de alcohol, y una persistencia larga.

Catamos vinos tintos 100% Sangiovese, y otros con un blend de esta y Cabernet sauvignon; el mínimo exigido en Chianti de Sangiovese es del 75%, siendo más restrictivo en Chianti Superior, el Cabernet aporta a estos vinos mucha estructura… una delicia!

También descubrimos sus vinos blancos, la Vernaccia di San Gimignano, variedad utilizada en esta zona de Italia desde cientos de años atrás.

La Vernaccia di San Gimignano, posee un aroma fino y penetrante característico, afrutado y floral, y un paso por boca fresco, seco y con cuerpo, además de una buena persistencia, son vinos armoniosos, con un regusto amargo característico (almendra amarga).

Otra uva blanca que catamos fue la Vermentino, muy extendida en la costa de Liguria, en la Toscana y Cerdeña…, sus vinos son aromáticos, con toques florales, frutas y anís, y un paso por boca que nos aporta una ligera impresión de rotundidad y morbidez.

El mapa de Chianti

Es posible alojarse en muchas de las bodegas que os recomendamos, están preparadas con habitaciones e instalaciones para pasar unos días increíbles, además cuentan con varios programas de enoturismo. Hemos hecho una selección de lugares con encanto para todos los viajeros.

Para quienes decidan fijar su lugar de partida en San Gimignano, os recomendamos:

Alojamiento

Restaurantes

  • Il Trovatore; muy recomendable, el dueño es español.
  • Ristorante Perucà, una cocina fabulosa y una bodega impresionante.
  • Cum Quibus, para darse un capricho.

En MundoVinum nos encanta recorrer La Toscana y descubrir sus encantos. Una experiencia fascinante que recomendamos a viajeros y amantes del vino; disfrutar de paisajes únicos, y catar sus mágnificos vinos, es sin duda una aventura.

El viñedo de Abadía Retuerta cumple 25 años

El viñedo de Abadía Retuerta cumple 25 años

Abadía Retuerta, al menos una vez en la vida

Han pasado 25 años desde que el proyecto vitivinícola de Abadía Retuerta se pusiera en marcha; la apuesta de esta bodega por recuperar una tradición milenaria. Es en 1991 cuando se inician las primeras plantaciones de viñedo, con el objetivo de elaborar grandes vinos de pago, que manifiesten el “terroir”.

Para Abadía Retuerta el cuidado y el trabajo de la viña es fundamental. Su filosofía está enfocada a elaborar vinos de gran calidad, que expresen el lugar de donde proceden. La finca cuenta con 54 pagos, donde además, se cultivan otras variedades experimentales.

Durante estos 25 años de historia, Abadía Retuerta ha cosechado grandes éxitos nacionales e internacionales, obteniendo así, un reconocimiento al esfuerzo y al gran trabajo de todo su equipo, en especial de su enólogo, discípulo de Pascal Delbeck, Ángel Anocíbar, figura clave en la elaboración de estos grandes vinos: “La calidad de la uva actual nada tiene que ver con la que obteníamos hace 20 años. Ahora es mucho más rica en taninos, en antocianos, en aromas. Esto quiere decir que también se macera menos y que cada vez se interviene menos en viñedo y bodega”. Nuestro terruño cada vez se expresa de manera más directa y clara en los vinos.

Entre 1991 y 1994 Abadía Retuerta planta la mayor parte de su viñedo en el límite de la Denominación de Origen Ribera del Duero, sobre unos suelos compuestos por arcillas a la orilla del río, guijarros y arenas a lo largo de la ladera, grava en las capas inferiores, caliza en las alturas… bajo un clima con grandes variaciones de temperatura entre el día y la noche, una buena exposición al sol y escasa lluvia. Unas condiciones que resultan excelentes para el cultivo de la vid.

El programa de investigación de Abadía Retuerta en el viñedo, cuenta con muchas variedades nacionales y foráneas, y pretende comprobar la adaptación de estas a la climatología de la zona, dado el cambio climático y su influencia, por si en un futuro tuvieran que elaborar vinos con ellas.

Hoy se cumplen esos 25 años, y en MundoVinum queremos felicitar a todo el equipo de Abadía Retuerta, ¡Feliz Aniversario!

Abadía Retuerta Le Domaine 2015

Tipo: Vino blanco con crianza
Bodega: Abadía Retuerta
I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla y León
Variedades: Sauvignon blan y Verdejo.
Un vino de guarda del terroir, fruto de más de 20 años de investigación, obtenido de viñas Sauvignon Blanc, en su mayor parte, con un toque de Verdejo. 5 y 6 meses en barrica.
Fase visual: Elegante presencia en copa, de luminoso amarillo pálido.
Fase olfativa: En nariz despliega una sorprendente riqueza aromática. Exuberantes notas de frutas tropicales como melón francés, piña y fruta de la pasión se entremezclan entre notas cítricas como la lima y el pomelo o frutas blancas como la pera y la manzana.
Fase gustativa: Su entrada en boca es delicada pero plena, cálido tacto, untuoso. Su impecable acidez le aporta frescura y largo final. En retronasal descubrimos ciertas notas más cremosas y mantecosas con especias dulces, adquiridas durante su sensible reposo en barricas nuevas francesas. Un vino completo, cargado de emociones.
Producción muy limitada.

Precio: 26,90€

Abadía Retuerta Selección Especial 2012

Abadía Retuerta Selección Especial 2012

Tipo: Vino tinto con crianza
Bodega: Abadía Retuerta
I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla y León
Variedades: Tempranillo, Syrah y Cabernet sauvignon
Envejecimiento: 16 y 22 meses en barricas de roble francés y americano.
Fase visual: De color rojo oscuro.
Fase olfativa: De gran riqueza aromática e increíble expresividad. Complejo y fresco, de entrada tiene un intenso toque frutal, principalmente de frutos rojos, que se integran con la madera, notas de cedro, y torrefacción.
Fase gustativa: Es un vino muy equilibrado, armónico. La entrada en boca es amable pero firme. Sabroso.

Precio: 20,50€

Abadía Retuerta Pago Valdebellón 2013

Abadía Retuerta Pago Valdebellón 2013

Tipo: Vino tinto con crianza
Bodega: Abadía Retuerta
I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla y León
Variedades: 100% Cabernet sauvignon
Envejecimiento: 16 meses en barricas de roble nuevo francés
Fase visual: Color rojo oscuro intenso.
Fase olfativa: De nariz fresca y compleja, evoca aromas de monte bajo (tomillo, jaras,..). Sus notas herbáceas frescas despliegan la raza propia de este vino de finca. Recuerdos balsámicos y matices florales se funden con notas de café y pimienta. Su persistente bouquet de grosella destila raza.
Fase gustativa: En su paso por boca se presenta esbelto, goloso, con carácter y personalidad; su madera, elegante y de perfecta integración, hace de él un vino completo.
En conjunto es un vino complejo y generoso que ha llegado a obtener 97 puntos en Wine Advocate, publicación del reconocido crítico norteamericano Robert Parker.

Precio: 63€

Abadía Retuerta Petit Verdot 2012

Abadía Retuerta Petit Verdot 2012

Tipo: Vino tinto con crianza
Bodega: Abadía Retuerta
I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla y León
Variedades: 100% Petit Verdot
Crianza: 24 meses de reposo en barrica le conceden un carácter exquisito.
Fase visual: De color bermellón intenso y aterciopelado.
Fase olfativa: En nariz resulta fino, elegante y sutil, con toques de moka.
Fase gustativa: En boca es suave y untuoso e inmediatamente se liberan sabores poderosos e intensos a fruta fresca y confitada con guiños a café torrefacto, humo de tabaco rubio, caramelo quemado y pan crujiente.
De cuerpo firme y estructurado, tiene un largo final, sedoso y cálido en boca. Su producción es muy limitada y selecta. Un capricho para sibaritas.
Producción muy limitada: 1.200 botellas

Precio: 106€

En MundoVinum os presentamos estos 4 vinos de Abadía Retuerta, y os animamos a disfrutar el resto, sin duda, merece mucho la pena. “Al menos una vez en la vida.”

“Feliz 25 aniversario”