MAGNA VIDES

MAGNA VIDES

Magna Vides son cepas viejas, la interpretación más natural y sincera del trabajo en la viña, para así obtener lo que ella expresa, unos vinos ágiles y vivos, reales y auténticos.

Más
  • -1,98 €
    29,90 €
    1 und » 27,51 €
    6 und » 26,41 €
    Sin Stock
    Tinto Crianza
    MAGNA VIDES
    Ribera del Duero

    Vino Tinto Crianza, 14 meses en barricas de roble francés

    Precio reducido
Mostrando 1 - 1 de 1 item

Magna Vides


Viñas viejas, del tamaño de un hombre. La interpretación más natural y honesta trabajo en el viñedo, para conseguir lo que éste expresa, ágil y vivaz, vinos real y auténtico.


Magna Vides es un sueño de Pablo Arranz y Andrea Sanz, que comienza a caminar y a tomar forma en el año 2005. En 1999 se convierte en la primera parcela de la familia, con un magnífico viñedo plantado 80 años.


La filosofía de vida de Magna Vides se basa en un sueño: una vida dedicada al campo, a cuidar de la Viña de sus ancestros y con el fin en elaborar un vino excelente, acorde con su forma de entender la vida.


En 2009 adquieren algunas parcelas en el municipio de Quintana del Pidio, en un mismo valle pero con diferente orientación, siempre mirando al sur. También están restaurando una bodega mediaval subterránea del siglo XII, donde elaborar sus vinos bajo tierra.



Suelo


Los viñedos de Magna Vides se asientan en un suelo arenoso en una ladera norte. Cepas grandes, magnas vides como pequeños árboles, divisando la cuenca del río Gromejón.

Los suelos de estos pueblos son variados, no es común tener una parcela uniforme. Los fondos son arcillosos y calcáreos, lo que mantiene un frescor en el suelo y en las plantas de forma natural. Las superficies son arenas, canto rodado, arcilla suave y caliza.



Viñedo


En Magna Vides han adquirido una hacienda a lo largo de los muchos términos del pueblo de La Aguilera, en la Ribera del Duero Burgalesa. Poco más de 11 hectáreas de viñas viejas en los parajes llamados El Sardal, El Hoyo de la Abuela, Sotillejo, La Fuente del Pez, Las Matillas, Majadas Verdes y Las Peñas. Todas las parcelas en este pueblo tienen una edad de entre 70 y 110 años. A estas les siguen una serie de parcelas que han ido plantando poco a poco. Las llamamos La Carrancha, El Sardal del nogal, El Carrascal y La Andalesa, con un total de 6,4 hectáreas. Estas parcelas son una selección de madera de sus mejores cepas viejas, las más equilibradas, con los racimos más pequeños y sueltos, sacadas de los suelos más pobres. Eso es lo que quieren reproducir en nuestras nuevas viñas. Usando porta-injertos poco vigorosos, e incluso en algún arenal han plantado a pie franco.


Viticultura


Bajo una viticultura ecológica, cuidan un viñedo con formación tradicional en vaso. Una poda en seco minuciosa, limpia, comprendiendo a la planta y sus necesidades. Poda en verde detallada. Deshojados, aclareos y desnietados a lo largo del verano, buscando la ventilación en el interior de la cepa, la aireación de racimos, y la calidad de la fruta. Intervienen lo menos posible en cuanto a tratamientos, buscando el equilibrio entre hongos e insectos, con el fin de potenciar la más variada fauna, flora y hongos; una biodiversidad abundante para que se regule a sí misma.


Variedades de uva


Con especial atención a la Tinta fina o Tempranillo, cultiva otras variedades interesantes y aclimatadas como la Albillo Mayor, Bobal, Garnacha Blanca, Garnacha Tintorera, Garnacha común, Pirulesa, Alarije, y al menos hasta tres variedades que están a la espera de identificar.


www.magnavides.com