PAGO AYLÉS

PAGO AYLÉS

La finca Pago Aylés no sólo es una bodega, es un territorio bien definido en el que naturaleza y vino conviven de una manera muy especial.

Más
  • -0,72 €
    PEÑIN
    91
    10,90 €
    10,03 €
    Tinto con crianza
    PAGO AYLÉS
    Vino de Pago Aylés

    Vino Tinto con crianza, 8 meses en barricas de roble francés

    Precio reducido
  • -0,85 €
    PEÑIN
    91
    12,90 €
    11,87 €
    Tinto con crianza
    PAGO AYLÉS
    Vino de Pago Aylés

    Vino Tinto con crianza, 12 meses en barricas de roble francés

    Precio reducido
    En stock
  • -0,79 €
    11,90 €
    10,95 €
    Tinto con crianza
    PAGO AYLÉS
    Vino de Pago Aylés

    Vino Tinto con crianza, 10 meses en barricas de roble francés

    Precio reducido
    En stock
  • -0,59 €
    8,95 €
    8,24 €
    Tinto con crianza
    PAGO AYLÉS
    Vino de Pago Aylés

    Vino Tinto, 3 meses en barricas de roble francés

    Precio reducido
    En stock
Mostrando 1 - 4 de 4 items

Pago Aylés


La finca Pago Aylés no sólo es una bodega, es un territorio bien definido en el que naturaleza y vino conviven de una manera muy especial.


El proyecto agro-alimentario del Pago de Aylés comenzó su andadura con la compra de la finca por parte del propietario actual, quien reunificó así diversas propiedades que desde la Edad Media habían pertenecido al clero y a la nobleza, convirtiéndose en una de las tres fincas históricas privadas más grandes de Aragón, con más de 3.100 hectáreas de extensión con todo el perímetro vallado.


La Bodega Pago Aylés puede decir que es profeta en su tierra. La familia Ramón Reula, en su decidida apuesta por la calidad total, pasará a la historia por sentar precedente y decidirse a elaborar el primer Vino de Pago de Aragón (10º de España en obtener este prestigioso y exclusivo apelativo). Con estos vinos, esta bodega aragonesa hace realidad un ambicioso proyecto en el que trabaja con ilusión y empeño desde hace una década.


El equipo humano de Aylés, consciente de la exclusividad de su territorio por su alto valor ecológico y paisajístico, siempre ha tenido claro cuál es su horizonte: poner en valor la “perfección” de sus recursos naturales mediante la producción de vinos extraordinarios, diferenciados y con carácter propio. Y el objetivo se ha cumplido con la elaboración del Vino de Pago Aylés, un caldo con el más alto nivel de calidad que cualquier bodega española puede alcanzar.


En Pago Aylés buscan la excelencia vitivinícola desde el viñedo y la elaboración, hasta la comercialización de sus vinos, de cara a brindar un producto exclusivo que se desmarque del mercado tradicional, satisfaciendo a los consumidores más exigentes.


El estilo arquitectónico de marcado carácter aragonés y estilo mudéjar, impregna todos los rincones de la bodega que fue inaugurada en el año 2000, con un parque de barricas formado por más de 500, en su mayoría de roble francés.


PAGO: "Dícese de un paraje o sitio rural que presenta características propias que lo diferencian y distinguen de otros de su entorno y que es conocido con un nombre vinculado de forma tradicional."


En la pirámide de calidad del vino español, el Pago ocupa el nivel más alto.


Clima


Clima extremo con inviernos secos y fríos, primavera muy cambiante y veranos muy cálidos. En verano la diferencia térmica alcanza los 20ºC entre el día y la noche.


Suelo


Suelos excepcionales para la vid al tratarse de Glacis, profundos, pedregosos, pero también arcillosos, fríos y sobre todo, muy antiguos (Terciario, 25 millones de años).


Viñedo


La práctica de una viticultura sostenible, en proceso de acreditación como viñedo ecológico, es la seña inconfundible de esta bodega que tiene un objetivo de rendimientos ajustados a criterios de calidad de 34 hectolitros por hectárea.


El viñedo de Pago ocupa una superficie de 47 hectáreas de Garnacha, Tempranillo, Cabernet sauvignon y Merlot. La localización de éste, alrededor de la bodega, permite que la uva inicie el proceso de elaboración inmediatamente después de ser vendimiada.


La situación del viñedo: abierto al cierzo, cerrado a los vientos cálidos por la sierra y protegido de los últimos rayos de sol del día (sobre todo en verano) por la montaña situada al oeste favorece un ciclo vegetativo y de maduración largo y tardío.