ADEGA ALGUEIRA

ADEGA ALGUEIRA

Fernando Alguiera impresionado por las cepas, desafiando la pendiente, manteniendo el equilibrio, decide asentarse para elaborar vinos de "terroir" en la Ribeira Sacra.

Más
  • 21,90 €
    Blanco con crianza
    ADEGA ALGUEIRA
    Ribeira Sacra

    Vino blanco joven

    En stock
  • 43,90 €
    Blanco con crianza
    ADEGA ALGUEIRA
    Ribeira Sacra

    Vino blanco con crianza, 7 meses en depósitos de acero

    En stock
  • 13,90 €
    Blanco joven
    ADEGA ALGUEIRA
    Ribeira Sacra

    Vino blanco joven

    En stock
  • 42,90 €
    Blanco con crianza
    ADEGA ALGUEIRA
    Ribeira Sacra

    Vino blanco con crianza, 7 meses en depósitos de acero

    En stock
Mostrando 1 - 4 de 4 items

Adega Algueira


"Mi primera viña: año 1979. La viña de Carballo Cobo."


El abandono, viñas olvidadas sobre estructuras de piedras que el hombre en el pasado con sus manos ordenó hasta conseguir hacer bancales que resisten el paso del tiempo, a orillas del río Sil, formando un paisaje único y mágico que me atrapa, al igual que a nuestros antepasados.


Fernando Alguiera impresionado por las cepas, desafiando la pendiente, manteniendo el equilibrio, trabajando con el viento, la lluvia, el sol, la luna, las estrellas, sobre un colchón depizarra, buscaba que las cepas puedan producir unos miserables racimos de uva, al transformarlos en vino, nace su primer Algueira, una enorme emoción que memotiva a seguir la escalada en la montaña, plantando y recuperando el antiguo viñedo tapado por el bosque, apasionándome con el paisaje.


En el año 2000, fruto de esto, nace su primer vino de crianza. Esta parcela espectacular, y de escasa producción, sería ruinoso hacer un vino joven, que en aquel momento era lo que se elaboraba mayoritariamente en la región, con la creencia generalizada de que esta zona no podía hacer vinos de crianza, añejos y longevos. Así nacen PIZARRA y CARRAVEL.


Clima


La diversidad es la clave de nuestro clima. La viticultura de montaña es caprichosa, las laderas ondulan en diferentes orientaciones siguiendo el sinuoso río, lo que causa una gran riqueza microclimática. Gracias a la inclinación de las pendientes, es posible encontrar en el mismo punto del río dos laderas enfrentadas, con orientaciones opuestas. Dos temperaturas diferentes, dos climas diferentes. A lo largo del curso del río, estas dos orientaciones varían prácticamente cubriendo todos los puntos cardinales. Diferentes orientaciones para diferentes perfiles de vino.


Suelo


Junto a las variedades de uva, los principales protagonistas de nuestros vinos son los suelos. Dependiendo de dónde nos encontremos encontraremos diferentes composiciones geológicas. En las soleadas y escarpadas orillas de Amandi, la pizarra y el esquisto son los minerales más predominantes, que traen tensión y fuerza a la Mencía que cultivamos allí. En las laderas de Cortezada, los suelos están formados por cuarzo y gneis, que proporcionan mayor frescura y ligereza a las variedades blancas que plantamos en estos viñedos. Las vides plantadas en cada área se sumergirán en los matices que cada terreno les proporciona, manteniendo la esencia de cada terroir.


Viñedo


En las montañas de la Ribera Sacra se encuentran todos sus  viñedos, algunos de ellos con una espectacular pendiente de 85 grados junto a las orillas del río Sil. Trabajan solo con variedades nativas, y basando su producción enteramente en uvas de sus propios viñedos, que se benefician de las condiciones excepcionales del microclima para la producción de uvas de primera calidad de calidad gallega. También trabajan con una amplia gama de uvas, ya sean variedades blancas como Godello, Treixadura, Albariño y Loureiro o uvas rojas como Mencía, Caíño, Sousón, Brancellao y Merenzao.


Su primer objetivo es priorizar la calidad sobre la cantidad, creando así un vino genuino que remarca la identidad única de esta región.